domingo, 10 de abril de 2011

LAS PERSONAS AMARILLAS

El otro día una amiga me habló de las “personas amarillas” y de un libro que las describe: “El mundo amarillo” del director y guionista Albert Espinosa (Grijalbo, 2008), que yo no conocía o no recordaba. Sostiene su autor, que superó un cáncer con secuelas entre los 14 y los 24 años (y que es el origen del libro), que los "amarillos" son aquellas personas que irrumpen en nuestra vida y con las que enseguida conectamos, que nos ayudan a progresar y conspiran a nuestro favor. Se trata de personas especiales para cada uno de nosotros, que se encuentran a caballo entre los amigos y los amores. Con frecuencia, ni tan siquiera es necesario mantener el contacto con ellas para sentir su presencia e incluso su consuelo.

De esta tesis participo desde joven y hoy creo compartir un buen número de “amarillos” en mi vida (aunque Espinosa los cifra en no más de 23). Yo creo que las personas amarillas se atraen casi inconscientemente, hay algo en ellas que comunica con el otro, que seduce en las distancias cortas. Los "amarillos" empatizan con facilidad con su par, generan confianza sin apenas tratarse y convienen tácitamente un pacto de por vida (o por horas, pero siempre profundo, valioso), que necesita de pocos refuerzos, de pocos encuentros. No te reclaman atención, porque no la demandan, tú sabes que están ahí y el contacto, cualquiera que fuera, siempre es bien recibido y gratificante. A veces hasta no volvemos a verlos.

¿Quién no se ha encontrado en su vida con este tipo de personas? Las conocemos por un amigo o por sus padres, o porque coincidimos de forma pasajera en un trabajo, en la política o en un seminario, o simplemente contactamos con ellas en la barra del bar. Para tratar a un “amarillo” no importa la edad que tenga cada uno, para disfrutar de su compañía o para abrirse sin límites no han de existir intereses comunes -aquí puede nacer una amistad o un amor, pero eso es otra cosa-, ni un mismo estatus social (si esta diferencia aún existe, claro). Los "amarillos" son una suerte de moderna masonería, aunque algunos no lo sepan, se detectan en un gesto, en una mirada, en una caricia tal vez y en tantos y tantos intangibles. A las primeras de cambio, ya hablamos con ellos como si los conociéramos de toda la vida, nos sinceramos hasta la desnudez y ellos responden ayudándonos, estando pendientes de nosotros casi desde las primeras presentaciones.

Los “amarillos” son gente buena por definición, con sus defectos, pero sin la malicia de los cínicos ni la falsedad de los hipócritas. Por eso, a mi juicio, no todo el mundo puede pertenecer al “mundo amarillo”, por mucho que congenien dos personas, por mucho que se produzca una más aparente que real complicidad, incluso cuando ellos mismos se definan como tales. Porque –y esto lo tengo claro- la gente mala nunca puede ser “amarilla”.

24 comentarios:

  1. quiero pertenecer "al mundo amarillo" y sin darme cuenta ser "amarillo" para alguien, si somos conscientes dejamos de ser "amarillos"

    ResponderEliminar
  2. Precioso! La verdad es que me has hecho reflexionar y me siento afortunada, porque yo también tengo gente amarilla en mi vida. Que más se puede pedir.

    ResponderEliminar
  3. Tuve la suerte de descubrir a Albert hace ya un par de años, hace como un año estuvo en el programa de Buena Fuente en una entrevista entrañable. Les recomiendo que lean su libro "Todo lo que podriamos haber sido tu y yo si no fueramos tu y yo", creo que es el libro que más ha circulado entre mis amigos, pero por supuesto con la promesa de devolverlo, de hecho aquí está en una de mis estanterias donde guardo mis tesoros.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por aclararme cuál es su color...Siempre he pensado que son "personitas con luz", pero me gusta cómo las etiqueta A.Espinosa. ¡¡Qué suerte poder sentir que invaden tu cuerpo y tu alma cada vez que te encuentras con una persona amarilla, y que esa invasión es eterna aunque esa persona esté en Burgos y tú en Kuala Lumpur!!

    ResponderEliminar
  5. Me encantó lo de amarillo. No sabes lo acertado que es. Menos mal que yo soy roja, jaja.

    ResponderEliminar
  6. Gracias! Me ha emocionado tu artículo sobre las personas amarillas...

    ResponderEliminar
  7. pues nunca me había parado a pensar en eso, pero sí que es verdad que a veces te encuentras personas que son especiales y con las que conectas desde un principio, y sobretodo lo que hace más especial esa conección es que es totalmente desinteresada...lo llamarlas personas amarillas, me parece original, dicen que ponerle un nombre a las cosas ayuda a entenderlas, aunque a mi nunca se me habría ocurrido..Por cierto, ese libro que también recomiendan por ahí parece muy interesante....habrá que leerlo también. Gracias JJ

    ResponderEliminar
  8. Precioso. Es cierto que, a veces, encontramos personas a lo largo de la vida, que nos dejan un grato recuerdo. Bien sea, por algo insignificante o simplemente porque nos proyectan una conexión muy especial sin llegar a entender por qué.
    A mí, no se me hubiera ocurrido denominarlas con un color, pero sí me suelo referir a ellas como personas con "buenas vibraciones". Sé, que haberlas haylas y yo, he tenido la suerte de encontrarme algunas a lo largo de mi camino...¿Pero?, ¿Y como denominaríamos el efecto contrario?...¿Oscuras?
    Emotivo artículo, saludos J.

    ResponderEliminar
  9. Oye, no había visto tu post de los "marillos". Me ha encantado la definición que haces sobre esas personas. Totalmente de acuerdo.
    Otra cosa, no sé que me pasa con tu blog. Cada vez que accedo a el, se me bloquea el ordenador constantemente No sé, no sé....
    Voy a seguir intentándolo...

    ResponderEliminar
  10. Me has animado el día con lo de las personas amarillas, no se me habría ocurrido llamarlas así, suena bien!! ;). Gracias a tu blog aprendo algunas cosas y reflexiono sobre otras!!

    ResponderEliminar
  11. Hace tiempo descubrí e estas personas, y aunque no les habia puesto color, se reconocen al instante...solo hay que prestarles atención y desprenderse de los esteriotipos preconcebidos...
    un abrazo para tod@s mis amarill@s!!!!
    carmen, peregrina de málaga

    ResponderEliminar
  12. El día de la presentación de la novela "Con la fuerza de su interior" usé precisamente como introducción una frase de este libro.. En ella hablaba de dónde está la verdadera magia para que se cumplan los deseos al soplar la vela de la tarta en los cumpleaños. Albert nos lo explica en su libro amarillo. No es por casualidad que tú hayas escrito este artículo sobre él. Sin duda, sin conocerte personalmente, percibo tu color amarillo en cada cosa que escribes. Gracias infinitas por todo lo que me llega desde tu blog, JJ.´(Ana Isabel Núñez)

    ResponderEliminar
  13. La gente amarilla se clava en nuestra vida, en nuetsros recuerdos y cuando lo recuerdas vuelves a ese momentos y vuelves a sentir toda esa complicidad y todo ese cariño que sin saberlo le tienes a alguien a quien la sociedad te diria que ni siquiera conoces, pero que tienes la sensacion de conocer profundamente. El problema viene cuando te enamoras de alguien amarillo y no lo vuelves a ver, su presencia sigue igual de persistente en tu cabeza como el primer dia que sus ojos se cruzaron con los tuyos.

    ResponderEliminar
  14. A veces cogen un color naranja y se transforman en amantes o en amores.Recuerda: si crees en los sueños, ellos se crearán.

    ResponderEliminar
  15. en ningun lado del libro dice q pasa si te enamoras de tu amararillo y el otro no... creo q me psao

    ResponderEliminar
  16. amarilla afortunada13 de marzo de 2012, 20:26

    estoy rodeada de "amarillos especiales" y me siento afortunada....
    mi luz, que a veces se enturbia, se torna dorada desprendiendo grandes rayos solo con pensar en ellos...es la magia del amarillo

    feliz tarde a todos los amarillos repartidos por el universo!!!

    ResponderEliminar
  17. triángulo amarillo16 de marzo de 2012, 23:39

    es una de mis entradas favoritas y no me canso de leerla y escribir sobre ella....y es que l@s amarill@s están cada día rodeándote y esperando que te muestres tal cual....
    se perciben al instante y en el lugar y momento menos esperado....aunque no tod@s son capaces de reconocerl@s...pero ahi están

    ResponderEliminar
  18. Amarillo: Persona especial en nuestra vida a la que acariciamos, abrazamos y con la que dormimos. Marca nuestra vida y no necesita tiempo ni mantenimiento. Hay 23 en nuestra vida. Las conversaciones con ellos hacen que mejoremos como personas y descubramos nuestras carencias. Son el nuevo eslabón de la amistad..Amarillos, más besos

    ResponderEliminar
  19. amarilla afortunada27 de marzo de 2012, 9:58

    una duda: 23???...por qué?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para Espinosa, son 23, porque cree en el potencial positivo de este número, perdiò su pierna un 23 de Abril, la sangre tarda 23 segundos en recorrer el cuerpo humano, la columna vertebral tiene 23 discos...Curiosamente, también hay 23 descubrimientos en el mundo amarillo. Pero, no creo que sea importante el número, lo que si creo que los amarillos en nuestras vidas son limitados. Son algo más que amigos.

      Eliminar
  20. Porque Albert Espinosa habla de 23 en su libro, aunque yo considero que el número es ilimitado. Saludos

    ResponderEliminar
  21. El ser "AMARILLO" está relacionado con la fecha de nacimiento y el horóscopo. ¡Que lo sepan!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Comentario nº 23: descubrí este libro dos meses antes de que me detectaran un cáncer por lo que fue una gran ayuda, sino lo hubiese leído me hubiese enfrentado de manera distinta. A veces me imaginaba que lo que me estaba pasando era como una película, y cuando conocía a un compañero de habitación o a un médico, me preguntaba que papel iba a pintar en mi vida. Y me sirvió para descubrir a los AMARILLOS, para mí los AMARILLOS son esas personas que entran un momento en tu vida, para ayudarte (no necesariamente mostrándote su ayuda de manera directa, sino dándote conversación, acompañándote o diciéndote algo que necesitabas saber) y les puedo asegurar que cuando uno pase por momentos malos, son claves, por eso seguramente Albert Espinosa les da tanta importancia.

    ResponderEliminar
  23. No te sientas sola...mujer de las mil batallas!!!

    http://youtu.be/XuL3NH0jXV4

    ResponderEliminar