martes, 9 de febrero de 2010

EL VIERNES DE LA PELUCA

En los últimos años viene consolidándose en la capital palmera un denominado “día o fiesta de la peluca” el primer Viernes de Carnaval. La celebración suele localizarse en el entorno del “cuadrilátero” o, dicho de otro modo, en el de las cuatro tascas que se retroalimentan entre sí en la esquina frente a la trasera del Cabildo (La Cuatro, La Bodeguita del Medio, La Herradura y La Esquina), con permiso de la eterna y siempre imprescindible “Cueva” (Siete Islas), su acostumbrada buena música y su particular “burger”.
-
La fiesta tiene su origen entre el personal del propio Cabildo Insular de La Palma. De ahí que comience una vez culmine la jornada laboral, a partir de las tres de la tarde, y el núcleo del sarao se sitúe en su órbita. Por tanto, estamos ante otra manifestación carnavalera de día –lo que siempre agradecen los mayores-, aunque sus secuelas se dejen notar durante toda la noche y parte de la madrugada del sábado.
-
El primer grupo de osados con “peluca”, en hora tan temprana y en un día de incipiente carnaval en La Palma, data de 2001. La intención no era otra que compartir un momento carnavalero entre compañeros aprovechando el rebufo del trabajo. La exigencia era mínima para favorecer la participación: cuando menos una peluca como atuendo histriónico. Con el paso de los años, otros colectivos de trabajadores de la propia institución insular fueron participando de esta iniciativa, promoviendo otras comidas y picoteos, y encontrándose más tarde en la mencionada zona de copas, siempre con el mismo requerimiento: como mínimo “ponte una peluca”. Simultáneamente, los bares de la zona acogían con interés la idea y la han fomentado hasta ahora.
-
A decir verdad, la propuesta ya ha prendido. Diez años se cumplen este Viernes de Carnaval. Y aquel grupo primigenio se ha transformado hoy en multitud de ellos (funcionarios insulares y municipales, bancarios y morosos, comerciantes y compradores compulsivos, profesores y alumnos talluditos, políticos y aspirantes a serlo, profesionales de distinto pelaje, etc.) que reservan mesa en el entorno del Cabildo (o en Estipalma), como antesala de un singular jolgorio, que comienza a media tarde y casi empata con los “embajadores”, y que tiene como particular circo el ínclito cuadrilatéro, en pleno corazón de la ciudad.
-
Este año se pretende que unas gafas “fashion”, que siempre fueron un accesorio recurrente, se institucionalicen como parte del exiguo atavío y el próximo, quizás, que el Ayuntamiento incluya la iniciativa en el programa de fiestas; así nadie se quedará sin peluca. En fin, nos vemos el Viernes, a media tarde.

7 comentarios:

  1. Qué bien lo has descrito Juanjo....solo quedan dos dias!!!!

    ResponderEliminar
  2. Allí estaremos. Disfrutando de la antesala de los carnavales.

    ResponderEliminar
  3. Tengo yo un armario lleno de disfraces y pelucas, zapatos maravillosos, cada año de mi vida desde que nací un recuerdo.
    Mi madre guarda cada disfraz en un lugar mágico de su casa por fortuna es grande, y cada año mis sobrinos y mis hijos eligen uno y la historia se repite con mayor ilusión.
    LLevo la mitad de mi vida en La Palma, todavía no he terminado de entender esa otra idea de la fiesta de los polvos en Carnaval , pero siempre he confiado en que un día lo llegaré a sentir como propio.Esto de la "peluca " me suena más..
    Diviértanse mucho ahi entre ese cuadrilátero que más parece un paréntesis lleno de alegría con peluca.

    ResponderEliminar
  4. MP (desde facebook)15 de febrero de 2012, 18:32

    Jejeje. J. El Ayuntamiento ya lo tiene dentro de su programa.....

    ResponderEliminar
  5. RGD (desde facebook)15 de febrero de 2012, 18:33

    Ya estaba desde el año pasado en el programa, lo bueno de las fiestas populares como dice el amigo Juan Jose es que surgen así, sin más por un grupo de gentes deseosos de divertirse y compartir un rato agradable, en esta caso partió de las gentes del cabildo, al igual que en su momento los indianos partieron de un grupo de amigos de el carnaval y miren por donde va ya...Lo importante de estas iniciativas no es ponerla en el programa para sacar pecho, estas iniciativas tienen que apoyarse y refrendarse con apoyo para que todos la puedan disfrutar, al igual que el amigo estrello y sus embajadores, en eso consiste el acervo cultural de un pueblo en que una pequeñita tradición se transforme en un pealo de fiesta como lo es ya la Fiesta de la Peluca, por cierto Juanjo en estos últimos años no le he visto con su peluca, que siempre fueron llamativas, será la edad??? Espero verle el viernes un abrazo

    ResponderEliminar
  6. LFP (desde facebook)15 de febrero de 2012, 18:34

    Lo malo, triste y penoso, es que alguno/a listillo/​a de turno se quieran ahora aprovechar de lo que unos pocos inician y vengan de guardianes rescatadores. Las fiestas populares hay que incentivarlas, protegerla, apoyarlas y disfrutarlas...Felicidades a esa gente del cabildo que han convertido una cosita en una cosa grande y que ya en otros municipios incluso la copian ...Felicidades Juan Jose.

    ResponderEliminar
  7. Aún recuerdo la primera convocatoria del día de la peluca. Ese año el recinto de los carnavales se ubicó en la explanada del muelle y hasta Ricardo "Cicuta" participó robándole la peluca a una compañera. Hasta entonces solo se disfrazaban los niños -y los padres que participaban con ellos- para la cabalgata, y alguna mascarita ya de noche. Ahora somos un montón los empelucados. Qué bien que los palmeros seamos así de noveleros!!! HASTA EL VIERNES, EMPELUCADOS!!! A echarnos unas risas...

    ResponderEliminar