martes, 23 de agosto de 2016

LA COMPETICIÓN DE VERANO DE SANTA CRUZ DE LA PALMA (II)


Aquí Estoy Coansa Seat,
campeón entre 1988 y 1990
La clausura de la Ciudad Juvenil, ubicada en el que fuera convento de San Francisco y luego cuartel del Ejército, para proceder a la rehabilitación de todo el inmueble como complejo museístico, marcó una nueva etapa de la tradicional competición de verano “José Luis Acosta Rodríguez”. El torneo se trasladó entonces, reviviendo épocas pretéritas (los años 50), a la plaza de Santo Domingo, que durante dos años compartió sede con las canchas del Instituto de Bachillerato Alonso Pérez Díaz, escenario principal del torneo hasta 1997. La realidad es que se perdía el sabor de antaño, aquel que sólo ofrecía la antigua pista de la OJE, sus canastas, sus gradas de madera y sus tantos recovecos, pero la competición ganaba con unas instalaciones que permitían dos canchas al uso (además de la plaza) y, por lo tanto, la disputa de varios encuentros a la vez. El problema de las pistas del Instituto, aparte de su tortuosa ubicación, fue que durante algunos años carecieron de graderíos (al menos hasta 1992, cuando se construyó un pequeño tendido en alto), por lo que, para los espectadores, las instalaciones resultaban bastante incómodas.

Instituto La Palma,
campeón en 1984
Durante la mayor parte de este periodo fue el incombustible Roberto Rodríguez Estrello quien lideró la organización de la competición, con la colaboración de José Gabriel Ventura, Inés González  —durante algunas competiciones, como presidenta— Nieves Fernanda Martín, José Manuel Pérez, Juan José Rodríguez, Santi Pérez o Pedro Tabares, entre otros. El torneo alcanzó su cenit en 1986 y 1987, con 43 equipos participantes, y en 1992, con 48. Luego, por espacio de algunos años, se intentó mantener su atractivo en la ciudad incluyendo otras disciplinas (fútbol-sala, pesca, ajedrez, cross…) y celebrando brillantes actos inaugurales. No obstante, al menos hasta 1993, la tradicional competición gozó de buena salud, alimentada por los propios medios de comunicación que le otorgaban una importante cobertura, gracias al interés que mostraban Carlos Negrín, Santi Pérez, Suso Nuño o Amado González. En 1994 se inició un paulatino declive, que duró algunos años, pese a que se inauguraron, junto al puerto, las nuevas instalaciones deportivas de la Avenida Marítima, espacio que progresivamente fue albergando el torneo.
Alameda Friger, campeón en 1985
Esta nueva etapa también se trasladó a los equipos punteros. La diarquía Buitres-Ajax terminó por desaparecer, probablemente favorecida por la irrupción —sin continuidad— del Sporting Avenida. De los equipos de la primera época apenas permanecía el enraizado Juventud, casi siempre vinculado a Paco Feliciano, y una nueva versión del histórico Ajax que, si bien se proclamaba heredero del clásico, nunca se le reconoció del todo esa sucesión. Hasta 1990 fue el entorno del exitoso Instituto La Palma el que dominó las competiciones, ganando el torneo reinaugural de 1984, y luego distribuyéndose en los tres equipos que marcaron su ritmo (Ajax, Aquí Estoy y Tocuyo), con permiso de los veteranos de la U.B. La Palma, concentrados en las distintas apariencias del Friger. El Ajax fue campeón en 1986, final (la única disputada en el pabellón de Miraflores) resuelta en el último segundo con una canasta triple de Nicol González en la primera aparición del Tocuyo (Inválidos del Tocuyo aquella edición), el Friger (Alameda y Cuatro Esquinas), que entrenaba José Felipe Antón, en 1985 y 1987, y el Aquí Estoy Coansa SEAT de Santi Pérez, entre 1988 y 1990, el primer triplete tras el conseguido por el Buitres en los años setenta. Los noventa fueron cosa del Capri Sport Isla Bonita (1991), Ajax Mutua Tinerfeña (1992), Juventud Popis (1993), Semos Peligrosos Casa Escobar-Viajes Mundipalma (1994), Chelo Bar Sputnik (1995 y 1996) y, finalmente, Luto San Martín (1997-1999), equipo liderado por Sebas Arrocha y Manolo de las Casas.
Capri Basket, campeón en 1991
En una primera época, el nuevo Ajax siempre estuvo vinculado a la órbita de José Ángel Castro, Nicol González o Rafa Aciego, mientras que el Aquí Estoy lo estuvo al de Santi Pérez (entrenador-jugador) o Emilio Govantes. El Tocuyo cuenta en el haber de Juan José Rodríguez y sus equipos de formación y el Friger, en el de José Luis López y Carlos Emiliano, con Antón de coach. Pero un elenco aún mayor de buenos jugadores solían rotar entre los principales equipos: David Pérez, Paco de las Casas, Fernando Peña, Carlos Damas, José E. Carballo, Kiko Hernández, Fernando Martín Sa, Toño Pérez, Chani Gómez, José Mª Sicilia o Jorge de la Torre, además de varios veteranos ilustres que continuaban en la brecha. Lo mismo ocurriría en una segunda época, en los noventa, en la que a Carlos García Menotti siempre lo ligaremos con el Capri Sport Isla Bonita, o a César Carballo, Juan Luis García o Iván López con el Chelo Bar Sputnik. La lista se incrementó con jugadores de la talla de Pipi Cabrera, Julio García, José Carlos Domínguez, David Rodríguez, Sebas Arrocha o el regreso de Óscar Peña o Manolo de las Casas, dos de los jugadores palmeros más sobresalientes de todos los tiempos.
Aquí Estoy Coansa Seat,
campeón en 1993
El traslado de instalaciones también afectó a la competición sénior femenina, otrora sometida al poderío del dúo Buitres-Play Boy, en el que la intrusión del Sporting Avenida también causó estragos. El Retorno repitió en 1984, dando paso a varios campeones efímeros: Pérgola Cantú (1985), Banco di Plaza (1986) y Juventud (1987), que sirvieron de antesala al dominio absoluto que ejercieron las féminas del Aquí Estoy entre 1988 y 1993 (cinco títulos, cuatro consecutivos, los dos primeros patrocinados por J&B y los siguientes por Coansa Seat). Este equipo lo comenzó preparando Santi Pérez, pero lo continuó haciendo con el mismo éxito Julio García. En 1992 el campeonato fue para la Escuela de Baloncesto Deportes Pivot, dirigida por Fernando Peña. La etapa finalizó con dos nuevos dobletes, el primero del Breña Baja Deportes Pivot de José Mª Sicilia (campeón en 1994 y 1995), ya compartiendo escenario con las nuevas canchas de la Avenida Marítima, y el segundo del Flash Puenting (triunfador en 1996 y 1997). Entre las jugadoras más determinantes de este periodo, nos acordamos de Aci Barella, Cuchi López, Maite Febles, Pilar Felipe, Arminda Sánchez, Rosa Hernández, Mayte Rodríguez, Susana de Paz, Cristi Hdez. Ramírez, Begoña Negrín, María José Martín, Cristina Hdez. Carnicer y un largo etcétera.


Breña Baja Deportes Pivot, campeón en 1994 y 1995

Ajax Mutua Tinerfeña,
campeón en 1992
Hasta 1993, la Competición de Verano mantuvo una participación ciertamente numerosa, organizándose torneos en varias categorías: sénior de 2ª, juvenil-junior, infantil o cadete y minibásquet. A partir de aquel año, la competición comenzó a agonizar, trasladándose paulatinamente a la cancha de la Avenida Marítima, más al centro de la ciudad, con el objetivo de fomentar su recuperación. En esos años, y en las categorías mencionadas, no hay dominadores destacables, aunque la mayoría de los campeones giran en torno a equipos de la Escuela de Baloncesto, con éste o con otros nombres. Quizás el más representativo sea la Escuela 73, campeón del torneo alevín en 1981, minibasket en 1984 (como Santo Domingo Globetrotters), infantil-cadete en 1985 y juvenil-junior en 1989 (este último como Tocuyo), que entrenaba  Juan José Rodríguez.

De resto, en la categoría sénior de 2ª, sólo repitió un vencedor, el Atlético Alameda de Roberto Estrello, campeón en 1990 y 1993, desde que se recreó la división en 1987 con el triunfo del Juventud Salazar hasta 1995 que desapareció (Yumas, Capri Vídeo La Fuente, Vídeo Club Saba, Óptica Feliciano, Desinfecciones Teide-Bar La Palma y Estudiantes Camán constituyen la relación de campeones). Ante el importante número de equipos que se inscribieron, en 1992 se organizó incluso una 3ª categoría, que finalizó con victoria del Nesquik. En juvenil-júnior solo se apuntó al doblete el Estudiantes Camán en los dos últimos años de existencia de la categoría (1993 y 1994), luego —a partir del 2000— el gran dominador de la competición absoluta. La etapa se abrió con la victoria del África Korps (1984), a la que siguió la del sorprendente Los Ángeles de Chano (1985) y la del San Pedro Maype de Fisco (1986). Luego hubo sitio para el Capri Básquet, Encarnación Apinsa y Tocuyo hasta 1989 y para el Unelco —tras dos ediciones sin este torneo— en 1992. Finalmente, en las categorías más pequeñas, como es lógico, se intensificó la superioridad de los equipos de la Escuela de Baloncesto. En la categoría infantil-cadete masculina ocho campeones diferentes entre 1984 y 1992, en que se organizó la misma por última vez (Globetrotters, Escuela 71, Escuela 73, Arco Iris-Escuela 74, Friger, Escuela 75, Afelsa, Desconocidos, Guerra y Perdomo y Alameda). La versión femenina apenas se celebró durante cuatro ediciones, con triunfos de Escuela B (1984), Escuela 73 (1985 y 1986) y Garafía C (1987). De manera excepcional, en 1994 se celebró una liga mixta de la categoría que logró Semos Peligrosos. Por fin, en minibasket, que aparece de manera intermitente en esta etapa hasta 1994, los campeonatos son para Globetrotters, Santo Domingo, Escuela B y Escuela 77 (1984-1987), Alameda y Desconocidos (1989 y 1990), Sector Norte (1992) y Taburiente (en masculinos) y Ajax (en femeninos) en la última edición celebrada (1994).

José M. García Leal & Iván Díaz
Entre la legión de árbitros que colaboraron con la Competición durante esta larga etapa (y que, al mismo tiempo, dirigían los partidos federados y escolares de la época), y con carácter meramente enunciativo, citaremos a Miguel Aznárez, Domingo Martín Sosa, Arturo, Antonio y Josiño Pérez Morales, Chano Matos, Henry Francisco, Miguel Ángel Rodríguez, José Ángel Pérez [Kotleba], Aldo Rodríguez, José Manuel Hernández, Pablo Rodríguez, Antonio Sanjuán, Néstor Pérez, Julián González, Quique Hernández, Fernando Lozano, José Miguel Martín, José Febles, José Govantes, Rafa Arroyo, David Hernández, Manolo C. Monzón, José Paz, Luis Cobiella, Fredy Ramos, Susín Morera, Héctor Morales, Toni Acosta, Marlene Rodríguez, Belkys Pérez, Félix Concepción y algunos más con menor presencia. Entre todos ellos, también José Miguel García Leal, con el tiempo árbitro ACB, aunque siempre estuviera adscrito al colegio madrileño, e Iván Díaz, que alcanzaría finalmente la Liga Española de Baloncesto (LEB) o Adecco Oro.
Chelo Bar Sputnik, campeón en 1995

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada