miércoles, 27 de julio de 2016

LA COMPETICIÓN DE VERANO DE SANTA CRUZ DE LA PALMA (I)

Nuestra tradicional Competición de Verano de baloncesto comenzó a disputarse el 31 de julio de 1972, precisamente con un partido Buitres-Ajax. No obstante, la victoria final del primer torneo fue para el histórico Mamey, de Manolo Jaubert (equipo que no tendría prolongación), tanto en la categoría masculina (Carlos Valcárcel, Paco Ayudarte, Carlos Martín, Isidoro Ramón...) como en la femenina (Fernanda Martín, Tona Brito, Dela González, María Rodríguez…). El torneo se inauguró con cinco equipos masculinos (Ajax -subcampeón-, RILP-53, Cóndor y Buitres) y seis femeninos (5 Rosas –subcampeón-, Los Ángeles, Cóndor, Buitres y C. Instituto) y tuvo como precedente inmediato el denominado Campeonato Social de Verano del C.B. La Palma de 1971, ideado por Pancho Martín.

A partir de la segunda edición empezó la “diarquía” que ejercieron durante largos años los equipos del Buitres (primero Ocsaca) y del Ajax (tantos años Chicote), en una competición que siguió creciendo en todos los sentidos, en especial, en participación (28 equipos en 1976) y popularidad. Pronto se convirtió en insular, extensión que estrenó el Aridane Anra en 1973 (y el Laguna Sauces y Atlántida Falpe en 1974 y 1976, respectivamente), transformándose en tradicional el importante apoyo de multitud de casas comerciales.

Ajax Óptica Chicote (1973)
Buitres Toyota (1978)

Las siguientes cinco competiciones se las repartieron el Ajax (campeón en 1973, con Facundo Daranas, y 1975, con Ventura Sanjuán) y el Buitres (campeón en 1974, con Isidoro Ramón, y 1976 y 1977, como Afelsa y Toyota, respectivamente, con Roberto Estrello), alternándose también en los subcampeonatos. Quizá el propio Roberto Estrello, Alejo Cabrera, Manolo de las Casas, Carlos Bravo, Isidro Castro y Carlos Valcárcel (más tarde también Emiliano Navarro o Luis Martín Sa) sean los nombres más repetidos entre “los buitres” y Eduardo Aciego, Simón Martín, Alonso Lugo y Guillermo Hernández (además de Víctor Acosta y Quique Álvarez, fichados del Juventud, a partir de 1975, o José Luis López), entre “los ajax”. Los partidos Buitres-Ajax despertaron, desde un principio, una expectación inusitada, pese a que la organización los declaraba "de pago” como medio para recaudar fondos. Entre 1978 y 1983, continuó la competición dominada por ambos equipos (Buitres -Toyota y Fagor-, campeón en 1978 y 1980, y Ajax -Op. Feliciano-, en 1979 y 1983), con la excepción de los años 1981 y 1982, en los que irrumpió con fuerza el Sporting Avenida para certificar el óbito del régimen implantado por las formaciones históricas y llevarse ambos torneos con suficiencia. El equipo de Sergio Hernández Sanfiel, que entrenaba José Felipe Antón, contaría para su hazaña con las mejores promesas de la época: Juan Méndez, Óscar y Fernando Peña, Manolo Rodríguez [Calderón], Orlando Acosta, Luis Martín Sa o Toño Pérez [Gata], entre otros.

Buitres Saab (1973)
Play Boy (1978)
En la categoría femenina, las primeras competiciones las dominó el Buitres Saab, que entrenaba Estrello (campeón en 1973, 1974, 1975 y  subcampeón en 1976, y campeón en 1977 como Buitres Bar España). Su máximo rival fue el Play Boy (antiguo Cinco Rosas), que fue subcampeón en 1974 y 1975 y campeón en 1976 y 1978. Alicia Sanfiel, Tona Brito, Dela González, María Rodríguez, Fernanda Martín, Meme Pérez, Matita Henríquez, Nieves Pérez, Lourdes de Paz o Nieves Alonso fueron algunas de las jugadoras más destacadas de entonces. Buitres, ahora Celgán (campeonas nuevamente 1979 y 1981) o Play Boy (triunfadoras en 1980, dirigidas por Pedro Hernández Cabrera), siguieron reinando en la competición hasta 1981. El verano siguiente, fue cosa del novel Sporting Avenida, como en la categoría masculina. Finalmente, el legendario Retorno obtuvo el último torneo de esta etapa, con su victoria en la competición de 1983.

Acto de apertura de 1976 (Juramento)
La costumbre de inaugurar la competición con el recorrido y encendido de la antorcha olímpica, que finalizaba en un entusiasta espectáculo en la Ciudad Juvenil (donde se disputó el torneo, con gran afluencia de público, hasta 1983), se inició en 1973. En 1974, la antorcha saldría de Santo Domingo de Garafía, como arranque de una competición en la que debutaba un equipo que sería el outsider durante años, luego convertido en todo un clásico: el Play Boy, que preparaba Facundo Daranas. La edición de 1975 (la 4ª) fue la primera con la denominación que ha mantenido hasta la fecha: “José Luis Acosta Rodríguez”, deportista muy ligado al torneo, fallecido prematuramente en accidente de tráfico. La ceremonia de la antorcha se vio enriquecida con los años con el desfile de equipos o el juramento de algunos jugadores. Acaso nunca valoraremos lo suficiente lo que significó la Competición de Verano para la juventud de la ciudad, como lugar de encuentro diario, o para el mismo baloncesto, huérfano de ligas de nivel en el ámbito federado.

Play Boy infantil (1976)
La categoría infantil masculina se creó en 1973 y la femenina en 1976. Juventud Anfer, Toyota, Watey Toyota, Play Boy y Sauces fueron los primeros campeones masculinos (el Sauces con un imberbe Juan Carlos Recuenco), y el propio Play Boy triunfó en la primera y segunda competición femenina de dicha categoría. Luego los distintos Buitres, que entrenaba Estrello, consiguieron hasta tres campeonatos masculinos (1978, 1980 y 1981), los Blues Brothers, dos (1982 y 1983) y el Retorno, el torneo de 1979. En féminas, el Buitres triunfó también tres veces de manera consecutiva (1978-1980). Buitres Yaiza, en 1982, y Babies, en 1983 (no habría torneo en 1981), fueron los últimos campeones infantiles femeninos de la Ciudad Juvenil.

La siguiente categoría en ponerse en marcha, ante un número de equipos que no paraba de crecer, fue la sénior masculina de 2ª, aunque, en una primera etapa, tuvo una vida efímera, reducida a los veranos de 1977 y 1978. Juventud Bolera y Play Boy “B” fueron los primeros campeones, antes de que se consolidara el torneo a partir de 1987. En 1978 entraron en escena los minibásquet masculinos. Entre los primeros campeones, solo repetiría el Adidas Pivot, vencedor en 1979 y 1980, aunque la categoría la estrenaría el Buitres Deportes Salazar. Luego, hasta 1983, triunfos para Sporting Avenida (1981), La Obra Banesto (1982) y Escuela 71 (1983).

La última categoría que vio la luz fue la juvenil-júnior, ya en 1979, con victoria del Buitres Don Facundo, de Roberto Estrello, que cerraría esta primera etapa, con una nueva victoria en 1983, ahora sin alterar el nombre original del equipo federado, Instituto La Palma. Uno de los equipos más carismáticos de la categoría, los Diablos Rojos, consiguió los campeonatos de 1981 y 1982. La edición de 1980 acabó con el triunfo de un fugaz Camber.

Este era el ambiente de la Competición  en algunos partidos
Sería injusto, en fin, no relacionar en este somero repaso a las primeras Competiciones de Verano a algunos de los árbitros sin los cuales no hubiera sido posible el éxito del torneo. Entre tantos otros, colegiados como Pedro Hernández Cabrera, Isidoro Ramón, Carlos Tena, Carlos Martín, Eduardo Brito, Ángel Recuenco, José Manuel Cabrera, Domingo Martín, Pepe Guerra, Manolo Hernández, José Luis Martín, Elías Castro, Pepe Arroyo, Toni Hernández, Manolo Ripol, Manuel Tomás Castro, Carlos Cabrera, Antonio Juan Martín o Jaime Arrocha, aparte de muchos jugadores que también colaboraron en los arbitrajes, permitieron el espectacular desarrollo de esta competición. Entre los entrenadores, Manolo Jaubert, Roberto Estrello, Pepe Arroyo, Heriberto Fernández, Ventura Sanjuán, Pedro Hernández Cabrera o Facundo Daranas constituyen una buena muestra. En cuanto a los auxiliares, nos acordamos de unos jovencísimos Juan Luis Ortega, Manolo Brito, Guillermo Rodríguez, Fernanda Martín, Amílcar Brito, Elsa Cutillas o el propio Jaime Arrocha, entre muchos otros que "calentaron" el trasero apuntando las incidencias de los partidos sobre un viejo pupitre casi todas las tardes desde hora temprana. Por fin, con respecto a la organización, Pedro Hernández Cabrera, José Pedro Arroyo, José Manuel Cabrera, Andrés Pérez Ortega, Isidoro Ramón, Facundo Daranas y Víctor Acosta, Melo Guerra y Enrique Álvarez, un poco más tarde, fueron quienes se repartieron las responsabilidades en las primeras competiciones.



J.J. Rodríguez-Lewis es autor del libro Historia del baloncesto en la isla de La Palma (1928-1997), Ediciones Balnea, 2012.
Los jugadores que aparecen en las fotografías están identificados en el álbum del grupo de Facebook, así como en el libro referido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada