sábado, 23 de noviembre de 2013

EL MENSAJERO DE BALONCESTO

Mensajero, 1944
Tras un periodo de cierto abandono, el baloncesto palmero se reorganizó a finales de 1943, cuando se nombró como primer delegado en la isla de la Federación Tinerfeña a Alfredo Díaz Moreno, uno de los precursores de nuestro deporte con mayor significación. Esta primera Delegación federativa   pronto puso en marcha un campeonato insular (temporada 1943-44), que aún se celebraría en el recinto habilitado en el Parque de Recreo. Dicho torneo contó con la participación de los equipos del Tenisca, Mensajero, Español y Palma, esto es, un auténtico remedo de los clubes de fútbol de entonces, que creaban sus correspondientes secciones (como resultó habitual en otros lugares del país; en Tenerife, por ejemplo, se crearon los Iberia, Price, Unión o C.D. Tenerife), y al que se trasladó la rivalidad ya existente en este otro deporte. Esta cierta confusión fútbol-baloncesto fue todavía mayor si tenemos en cuenta que la mayoría de los integrantes de estos equipos compatibilizaban ambas disciplinas. De esta competición se proclamó campeón el Tenisca y en ella se disputaron los primeros derbis Mensajero-Tenisca del baloncesto insular. Casualmente los dos encuentros, con inusitada asistencia de público, terminaron el tiempo reglamentario con empate, y en ambos casos acabó ganando en la prórroga el Tenisca (32-30 y 28-24). Esta primera formación mensajerista contaba entonces con Sabio, y Julio y Manolo Martín, como jugadores más destacados (Rodríguez, Felipe, Ortega...).

Al calor de este impulso, se crearon también los primeros equipos femeninos, entre otros, el del Mensajero (que también contó con una formación infantil), que por tanto también dispuso de una de las primeras formaciones femeninas de la historia del baloncesto insular. A continuación, durante el verano de 1944, se celebró un torneo denominado “Copa de Verano”, que puede considerarse el primer precedente de la vigente “Competición de Verano”. En aquel torneo intervieron los mismos equipos del campeonato invernal, aunque las formaciones del Español y Palma compusieron un combinado (Espal), incorporándose además el Arsenal de Elirerto Galván.  El torneo finalizó con el triunfo del Mensajero, que vencería en sus tres enfrentamientos, incluido el disputado contra su más encarnizado rival, y superando al potente Arsenal, configurado por la columna vertebral del brillante Canarias de Madrid. En el equipo campeón jugaban Sabio, Pepe Ortega, Odín Brito, Julio y Manolo Martín, entre otros.
 
Sin embargo, este resurgimiento del baloncesto insular volvió a marrarse poco después, ya que no se organizaron competiciones las temporadas siguientes, aunque en liza se mantenían precisamente los equipos del Tenisca y Mensajero, que disputaban torneos menores con ocasión de las fiestas. No obstante, en el verano de 1946 visitaron la isla dos de los equipos tinerfeños más destacados de entonces: el Canarias y el Juventud Católica, ambos de La Laguna, que se enfrentaron en varias ocasiones con formaciones palmeras todavía en el Parque de Recreo. El Juventud disputó tres encuentros, dos contra el Arsenal, y uno contra el Mensajero, todos saldados con derrotas. Contra El Mensajero perdería 21-18. Aquel Mensa contaba con Julio Martín, Domingo Daranas, Pepe Ortega, Odín Brito y Raúl Galván, como jugadores más destacados. El Canarias disputó cinco partidos, cuatro sin éxito contra el Arsenal, y uno contra un desentrenado y poco conjuntado Mensajero, reforzado por los primos Escanaverino, Elirerto Galván y Sergio Pérez, con victoria in extremis de la formación lagunera (31-30).
 
Después de ese verano, hubo un nuevo intento de reorganización de la Delegación Insular, auspiciado desde Tenerife por el palmero Gabriel Gómez Forns, vicesecretario de la Federación Tinerfeña, que fructificó pocos meses después con la recreación de la Delegación, con el pionero Miguel Bethencourt Arrocha al frente. Y para los partidos se reacondicionó una pista a la sombra del castillo de Santa Catalina (o Castillete),  aunque se tratara de un escenario un tanto angosto para estos menesteres. En cualquier caso, permitió la celebración de un nuevo torneo durante 1947, en el que participaron Arsenal, Osborne, Mensajero, Frente de Juventudes y Santa Catalina, con la antesala de un torneo relámpago que se disputó el día de Reyes, donde sorprendió el Osborne. Aquel último Mensajero que conocemos lo formaban Domingo Daranas, Julio Martín, Rafael Lavers, Francisco, Juan Antonio, Rodolfo, Víctor Ruiz Regidor, Pepe Ortega, Carlos Manrique, Manuel Brito, Miguel Perdigón, Carlos Yanes o Víctor Floreal. La liga fue de lo más reñida, pero sin tanto seguimiento popular como esperaban los promotores. Tristemente el campeonato no tuvo la continuidad deseada.

Mensajero infantil, 1979
Salvo nuevos descubrimientos, ya no hubo más equipos de baloncesto del Mensajero salvo en alguna puntual Competición de Verano "José Luis Acosta Rodríguez", como en la edición de 1979, en la que participaron dos formaciones bajo su denominación, una en categoría mini-básquet (Buitres Mensajero) y otra en la infantil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario