miércoles, 21 de abril de 2010

LA MUJER QUE SUSURRA A LOS PERROS

La conocí hace casi quince años tocando a la puerta de la Administración de la Comunidad Autónoma, uno de tantos umbrales que ha cruzado con el único fin de encontrar personas o instituciones que contribuyan a la defensa y protección de los animales. Era mi primer destino como responsable público, y estaba al frente de un centro directivo al que, entre un batiburrillo de competencias de distinta índole (régimen local, asociacionismo, juego…), colgaba, a modo de apéndice, una referida a la protección de los animales, una materia que había adquirido carta de naturaleza gracias a la Ley 8/1991, de 30 de abril, auspiciada por el diputado Miguel Cabrera Pérez-Camacho.

Sin presupuesto alguno para este menester (nunca lo había habido), sólo pudimos contribuir con una modesta ayuda económica haciendo magia con las cantidades perdidas de los bingos y casinos que, por imperativo legal, debían destinarse a asociaciones con fines sociales. Luego la volví a ver con cierta frecuencia, en el mismo o en otros destinos, porque siempre aparecía –llamando a la puerta- con el mismo interés social, bien en forma de ayudas o subvenciones, bien en forma de campañas de sensibilización o esterilización.

Yahaira Thovar era (y es) la presidenta de ADEPAC (http://www.adepaccanarias.com/), una asociación canaria, declarada de utilidad pública, dedicada a la protección y defensa de los animales, que ella misma fundó hace 22 años. Una mujer que vive por y para los canes. Una persona que sufre con cada abandono y que se rebela ante cada maltrato. Se trata de una excelente profesional de la decoración, pero vive dedicada en cuerpo y alma al cuidado de los perros desamparados, lo que ha significado renunciar, cuando menos tácitamente, al desarrollo de una carrera profesional que todos auguraban brillante. Porque –ya habrán podido adivinarlo- lo primero en esta mujer no es su profesión, por supuesto, lo prioritario en su vida, en su alma un tanto "franciscana", es el bienestar de los animales. Decía Theofile Gautier, poeta romántico francés, que "una de las glorias de la civilización sería el haber mejorado la suerte de los animales".

Yaharia, con poco más de 40 años,  ha dedicado a los perros muchísimo tiempo –quizás demasiado-, un largo periodo que no volverá; también ha invertido en esta lucha –muchas veces en solitario- dinero a espuertas, sacrificando, sin medida, su propio peculio; pero sobre todo se ha entregado ella misma a la causa, desviviéndose de tal forma que ha puesto en peligro su propia existencia. 

Su ilusión siempre fue la construcción y explotación de un albergue en los altos de El Sauzal, en el Ravelo. Con este fin, ha vivido “importunando” a Melchior, a Rivero… y a tantos otros, con el único objetivo de hacer realidad un sueño, el que le susurraban tantos animales a los que acogía, aunque tuviera colmatada su propia casa o su antiguo albergue. Todavía me acuerdo cuando me metió un perro muerto, de considerables proporciones, en el maletín del coche para enterrarlo en el refugio de animales.

Yo no la recuerdo de vacaciones, a decir verdad, apenas tenía vida personal, pero el albergue que pretendía se construyó, aunque hasta hace poco continuaba no siendo autosuficiente, como era su deseo. Ahora, que hace algunos años que no la veo, confío en que su amor a los animales haya madurado por fin, para que, sin pasión, pueda dedicarse algo más a sí misma y, de paso,  la vida que proporciona "a sus hijos" no termine acabando con la suya.

6 comentarios:

  1. Antonio Rodríguez22 de abril de 2010, 19:18

    Un bien para la sociedad homenajear a estas personas, pero aprovecho la ocasión para solicitar una tasa pública por cada perro o animal doméstico susceptible de abandono que pueda regalarse por capricho o por vocación (Por ejemplo hay una moda de perros, escribamos peligrosos, en manos de muchas personas, que si les costará algo más que la comida, podrían pensarse si realmente eso es lo que desean en su familia, y no lo abandonen cuando pase la moda de esos animales) de esta manera siempre habría recursos en la administración para que personas como esta, tengan una oportunidad de realizar un bien social.

    ResponderEliminar
  2. A ver de verdad existen más ejemplos como éste, por una vida más digna para los animales. Pero sin que ocupen toda tu vida, por supuesto. Abrzos

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito este post. Gracias a Yahaira!!!

    ResponderEliminar
  4. Es agradable ver que hay personas que de verdad tienen sensibilidad con los animales, y digo tienen porque hay personas como yo, que en determinados momentos alardeamos estar en contra del maltrato de animales, pero no hacemos nada, solo lo decimos, en ocasiones lo manifestamos abiertamente, solo lo manifestamos. Sin embargo esta señora parece ser de las que si hacen y no solo dicen, es verdaderamente reconfortante ver como hay personas con tan buen corazón, capaces de dar todo por los perros, por los animales y por su bien estar. FELICIDADES.

    ResponderEliminar
  5. Un ejemplo de verdadera vocación de ayuda a unos seres muy necesitados. Responsabilidad que no asumieron en su día sus antigüos compañeros humanos ni las administraciones, que dieron la espalda al problema del abandono a sabiendas de sus responsabilidades. Una vergüenza de politicos los que tenemos en Canarias que sólo se preocupan de llenarse los bolsillos mientrás destruyen nuestras islas y las venden al mejor postor y mientrás; animales abandonados a su suerte en vías públicas, barrancos, obras, montes...y aquellos que acaban en perreras condenados a esperar una oportunidad que quizás nunca llegue o con fecha de ejecución por un délito jamás cometido (el délito lo han cometido otros).

    ResponderEliminar
  6. TV (desde facebook)24 de abril de 2012, 18:51

    Cuando tu haces o emprendes algo,en lo que crees y te apasiona(en este caso el amor hacia los animales)tu crees realmente que no se puede ser feliz y sentirte realizada? Yo creo que si.Yo cambiaría muchas veces la compañía de alguien(entiendas e personas) por la de un animal que se seguro que nunca me fallara.Un beso,gran articulo y muchos muakasss

    ResponderEliminar